Vega de San Mateo

Vega de San Mateo

Texto: Pedro José Rodríguez Suárez
Fotografías: Orlando Torres Sánchez

Aquel Tinamar prehispánico, el de Atiacar, (hoy Utiaca) que tras la conquista pasó a llamarse “La Vega”. Vega de Arriba que adquirió la condición de municipio que hoy conocemos el dia 16 de diciembre de 1801.

Vega de San Mateo
Vega de San Mateo

Situado en las medianías de Gran Canaria, a unos 950 metros sobre el nivel del mar y con una extensión de 36 kilómetros cuadrados está prácticamente en el corazón de la isla. En la actualidad cuenta con unos 7.600 habitantes. Algunos de sus barrios, como el de Ariñez, se citan por vez primera en el año 1737 en las Constituciones Sinodales del Obispo Dávila.

De inviernos fríos y veranos calurosos dentro de su geografía nos encontramos con el punto más alto de la isla, el “Pozo de las Nieves”, así como también la famosa Cruz de los Navegantes o “Roque Saucillo”.

Cuna y naciente de barrancos tan importantes como el que discurre por sus agrestes tierras, el Guiniguada, que nace en el Barranco de la Mina haciendo alusión a la obra hidráulica más importante realizada tras la conquista, cual fue encauzar las aguas de la Mina de Tejeda virándolas hacia La Vega para regar las tierras capitalinas.

La Lechucilla. Vega de San Mateo
La Lechucilla. Vega de San Mateo

Pueblo eminentemente agrícola y también ganadero, aunque menos, hizo famosa en el pasado siglo su “Feria de Ganados” que ya desde 1890 fue culpable de que se declarara la Vega de Arriba como municipio feriado, concediéndose el privilegio de que sus comercios puedan abrir en domingos y festivos, privilegio que conserva en la actualidad.

El San Mateo actual cuenta con el Mercado Agrícola más importante de la isla, donde todos los que nos visitan pueden adquirir de una manera directa, sin intermediarios, los frutos de esta tierra agradecida.

En la actualidad San Mateo puede considerarse el aljibe de la capital gracias a las cristalinas aguas de la Hoya del Gamonal y Camaretas, amén de las ya citadas del barranco de la Mina. En su toponimia figuran barrios con los nombres de Los Chorros o El Chorrillo entre otros.

Además de los anteriormente citados como Utiaca o Ariñez otros lugares de interés son Las Lagunetas donde se celebra la fiesta de Los Indianos más antigua de Canarias. Cueva Grande donde se meció el insigne escritor Manuel Socorro. La Lechuza y La Lechucilla, Bodeguilla, Yedra, etc.

Barranco de La Mina. Vega de San Mateo
Barranco de La Mina. Vega de San Mateo

Llevan sangre veguera ilustres personajes de nuestra historia tales como la del libertador de Cuba José Martí cuyo abuelo materno era oriundo de estas tierras. Tambien la del Presidente del Gobierno de la República, el Dr. Juan Negrín.

Vegueros ilustres en el campo de las artes como Juan José Gil, Rafael Monagas o Paco Juan Déniz. De las letras como Emilio González Déniz o Antolín Dávila deben sangre y raíces a estas hermosas tierras tinamarenses.

Tinamar, Vega de San Mateo, despensa agrícola y ganadera de Gran Canaria, desde el corazón de las medianías y bajo la mirada protectora del Apóstol, su patrono San Mateo, de su co-patrona Santa Ana obra del insigne Luján Pérez esperan al visitante amigo para que disfrute de sus paisajes, de sus gentes amigos de la charla pausada de su extraordinaria gastronomía en los innumerables establecimientos que a lo largo de toda su geografía se pueden encontrar. Y como no, de sus extraordinarios quesos y vinos y por supuesto el oloroso gofio de sus molinos.

Mención especial merece una de sus fiestas más famosas, de carácter etnográfico-religioso, que se celebran en el mes de mayo y durante una semana en honor de la vírgen de Fätima.

San Mateo bien merece una visita y como dice su eslogan es un “Punto de encuentro”. Les esperamos.