Tabaiba dulce

Euphorbia balsamifera ssp. balsamifera

Tabaiba dulce

Datos generales

Familia: Euphorbiaceae
Género: Euphorbia
Nombre común: Tabaiba dulce

Distribución:

Especie propia del norte de África y suroeste de oriente próximo para la que se reconocen al menos dos subespecies, la subespecie adenensis del este de África (zona del cuerno de África) y el suroeste de la Península Arábiga y la subespecie balsamifera que se distribuye por Canarias, Marruecos, Mauritania, Senegal, etc.

Muchos autores dividen la subespecie balsamifera en dos variedades, la variedad balsamifera que incluye las plantas de Canarias y la variedad rogeri del África continental. En Canarias crece en todas las islas.

En Gran Canaria aparece por todo el anillo costero introduciéndose más hacia el interior en la mitad sur de la isla. Se puede localizar en Amurga, Gáldar, Guía, Tenoya, Barranco Seco, Jinámar, Arinaga, Arguineguín, Veneguera, etc.

Hábitats:

Crece en laderas, terrenos pedregosos, malpaíses con un cierto grado de alteración y riscos. Es una de las especies más características del piso basal y sus formaciones (tabaibales) representan la vegetación climácica de buena parte de la zona baja de las islas. Con frecuencia aparece en zonas con ciertas influencias marina y en ocasiones aparece en zonas rocosas y riscos dentro del dominio de las comunidades termoesclerófilas.

En Gran Canaria aparece entre los 10 y 900 m. de altitud siendo lo habitual que ascienda hasta los 200 m. en la mitad norte de la isla y hasta los 600 m. en la mitad sur.

Descripción:

Arbusto suculento, muy ramificado desde la base, de follaje caducifolio o subpersistente, crasicaule y laticífero (característica del género). Es de altura y porte variable alcanzando tan sólo 10 o 15 cm. de altura en zonas costeras azotadas por vientos constantes en donde adquiere porte rastrero o rastrero y abanderado, o los 4 m. que puede alcanzar en ambientes más favorables, aunque lo normal es que forme matas compactas de porte semiesférico de entre 0.6 y 1.2 m. de altura.

Los tallos son nudosos, de color grisáceo o sepia que convergen en un tronco de diámetro variable (de 8 a 60 cm).

Las hojas van de oblongo-espatuladas a linear-lanceoladas, de 2 a 3,5 cm de largo, de color verde claro o verde-glauco, a veces de color amarillento las que están próximas al ciato, con ápice obtuso o agudo, de consistencia herbácea o algo carnosa, y dispuestas en posición terminal formando pseudo-rosetas.

Las inflorescencias de este género son muy características y al igual que pasa con otras familias como las compuestas se asemejan a una flor individual. Las flores individuales son pequeñas y están reunidas en una estructura en forma de urna o copa llamada ciato (del latín cyathus=copa) que consta de una única flor femenina central con un ovario tricarpelar rodeada por varias flores masculinas reducidas a un único estambre pedunculado. Este conjunto está envuelto por cinco brácteas entresoldadas que le dan ese aspecto de copa. En esta especie los ciatios son solitarios, de color verdoso, campanulados, subsésiles o cortamente pedunculados, dispuestos en posición terminal. El Involucro es infundibuliforme y velloso en la garganta, con lóbulos ovados y denticulados. Las glándulas florales, en número de cinco, van de oblongas u ovaladas a redondeadas, más o menos enteras. Los ciatos normalmente están formados sólo por flores masculinas o sólo por una flor femenina. Los pedúnculos de los estambres son lineari-acintados, glabros y sobresaliendo ligeramente del involucro. Los ciatios femeninos provistos de algunas brácteas masculinas rudimentarias y con estilos de 2 a 2,5 mm. de largo, bífidos y dispuestos en número de tres, separados desde la base.

El fruto es una cápsula tricoca (cápsula tricarpelar que se abre en tres partes) solitaria, globosa, de hasta 1,3 cm. de diámetro, con tonalidades rojizas o amarillentas, cortamente pedunculada y con la superficie cubierta con un tomento de densidad variable. Las semillas son pequeñas, de color gris-ceniciento a marrón oscuro, lisas o rugosas con la carúncula ausente y que se distribuyen por reacción explosiva de los frutos.

Las plantas que crecen en Canarias presentan cierta variabilidad en cuanto a la forma de la hoja, el hábito y la pilosidad de los frutos.

Usos:

Se le atribuyen propiedades medicinales. Su jugo lechoso y endurecido se utilizaba como chicle. Se utilizó para calafatear toneles y barcos. Con su madera corchosa se fabricaban tapones y se utilizó también como combustible.

Texto y fotografías: Juanillo.

Bibliografía

  • D. y Z. BRAMWELL (1990): Flores Silvestres de las Islas Canarias. Ed. Rueda
  • CORRALES, C. y CORBELLA, D. (1997): Zoonimia y botánica en el Diccionario diferencial del español en Canarias. (Índices). Anuario del Instituto de Estudios Canarios. Nº. 42. págs. 73-112
  • KUNKEL, G.: Nombres científicos vs. nombres vernáculos. Cuadernos de botánica canaria. Flora de Gran Canaria
  • G. & M. KUNKEL (1974): Flora de Gran Canaria. «Tomo I. Árboles y Arbustos Arbóreos»
  • G. KUNKEL (1977): Endemismos canarios: inventario de las plantas vasculares endémicas en la provincia de Las Palmas. ICONA
  • G. & M. KUNKEL (1978): Flora de Gran Canaria. “Tomo III. Las Plantas Suculentas”
  • G. & M. Kunkel (1979): Flora de Gran Canaria. “Tomo IV. Los Subarbustos”
  • G. KUNKEL (1981): Árboles y arbustos de las islas canarias guía de campo. Ed. Edirca
  • PÉREZ DE PAZ, P. y MEDINA MEDINA, I. (1988): Catálogo de plantas medicinales de la flora canaria. Viceconsejería de Cultura y Deportes ; Instituto de Estudios Canarios
  • VV.AA. (1996): Libro Rojo de especies vegetales Amenazadas de las islas Canarias. Gobierno de Canarias
  • VV.AA. (2010): Lista de especies silvestres de Canarias. Hongos, plantas y animales terrestres 2009. Gobierno de Canarias

Enlaces de interés