Cortijo de Samsó

Cortijo de Samsó

Datos generales

Municipio: Agaete
Entidad de población: Valle de Agaete
Núcleo de población: Diseminado de Valle de Agaete
Toponimia: Cortijo de Samsó, Pinar de Tamadaba
Espacio Natural Protegido: Parque Natural de Tamadaba
Altitud sobre el nivel del mar: 1.068 m

El hambre de tierras que se apoderó de Gran Canaria durante el siglo XVIII condujo a numerosos campesinos a ocupar algunos de sus montes comunales. El incremento de la población de la isla y el desigual reparto de la propiedad agraria se hallan en el origen de este conflicto. Los montes de Doramas y el Lentiscal sufrieron el grueso de usurpaciones que, en su intenso empuje, alcanzaron de forma marginal el poco accesible Pinar de Tamadaba.

Las mejores tierras de este imponente bosque se extienden sobre las umbrosas planicies que se desarrollan en su vertiente Norte, donde, tras la tala y la posterior roturación del terreno, se dispusieron parcelas sobre las que se cultivaban cereales, como atestigua la presencia de la era de La Laguna, que data del siglo XVII. Simultáneamente, se levantaron viviendas, almacenes, alpendres, corrales, aserraderos, maretas y una ermita bajo la advocación de Santo Tomás, que proporcionaba consuelo espiritual a los colonos del bosque. De la actividad carbonera se conservan las ruinas de algunas hoyas.

El último impulso colonizador de estos parajes partió del guiense José Samsó Henríquez, uno de sus últimos propietarios, que, dispuesto a recoger las aguas del Barranco de Los Ancones, o de Las Lajas, que atraviesa el cortijo, para conducirlas a las fincas agrícolas de la Vega de Gáldar, solicitó en 1940 la construcción de tres embalses de mampostería y de una tubería de 12 kilómetros con un trazado que, tras descender al Valle de Agaete se dirigiera a Gáldar. La dificultad que encerraba la construcción de las presas provocó el retraso de las obras, mientras se acometía la de la tubería. A excepción del agua y la piedra, el resto de materiales debían ser ascendidos a lomos de dos mulas por el camino de San Pedro que parte del Valle de Agaete, y que en poco más de 2 kilómetros salva un desnivel de 800 metros.

En 1943, un nuevo proyecto de obra contempla la implantación de muros de escollera, que requieren de un volumen inferior de materiales, pero, previamente, para poner a prueba su resistencia, se ejecuta un primer embalse, ajeno a las tres proyectados. Se trata de la presa de Los Rajones, cuyo muro alcanza los 9 metros de altura. Para acoger a los trabajadores se habilitaron algunas de las dependencias del antiguo cortijo.

Tras muchas vicisitudes y la solicitud de una prórroga que fue concedida, las presas fueron concluidas en los años cincuenta del pasado siglo. En 1972, comenzaron las obras de la última de estas infraestructuras hidráulicas en Gran Canaria. La construcción de la presa Nueva provocó la destrucción de la fallida presa de La Laguna.

Texto: Antonio J. Domínguez Medina.

Fotografías: Orlando Torres Sánchez.

Bibliografía

  • GONZÁLEZ GONZÁLVEZ, J. (2007): Las presas del Cortijo de Samsó en Tamadaba-Gran Canaria. Ed. Infonorte Digital.

Enlaces de interés