Centro Locero de la Atalaya

Centro Locero de la Atalaya

Datos generales

Municipio: Santa Brígida
Entidad de población: La Atalaya
Núcleo de población: La Atalaya
Toponimia: Camino a la Picota, La Atalaya
Espacio Natural Protegido: Paisaje Protegido de Tafira
Altitud sobre el nivel del mar: 556 m

«En las Canarias, y en particular en La Atalaya, yo he podido seguir paso a paso la fabricación de la alfarería (…) Algunas familias viven allí, en estos reductos excavados por los guanches al borde de un barranco escarpado. (…) Es muy probable que los procedimientos empleados en otros tiempos sean los mismos que los de la actualidad. Esto debe ser, en «En las Canarias, y en particular en La Atalaya, yo he podido seguir paso a paso la fabricación de la alfarería (…) Algunas familias viven allí, en estos reductos excavados por los guanches al borde de un barranco escarpado. (…) Es muy probable que los procedimientos empleados en otros tiempos sean los mismos que los de la actualidad. Esto debe ser, en efecto, lo que los antiguos insulares legaron a los modernos habitantes sobre los procedimientos operatorios, ya que los conquistadores del siglo XV conocían el torno de alfarero; si ellos fueron los maestros de los ceramistas actuales, estos emplearían el torno, lo que no ocurre así. Además, las formas modernas recuerdan en ocasiones las formas antiguas. (…)».

Algo más de 120 años han transcurrido desde que el etnógrafo francés Joseph Lajard alcanzara el poblado troglodita de La Atalaya, que se extiende por la solana de un escarpe que se asoma al Barranco de Las Goteras, cuyo cauce dibuja la frontera entre los municipios de Santa Brígida y Telde. Aunque no existe documentación arqueológica que lo avale, es probable, como afirma el viajero, que las cuevas fueran excavadas en la toba volcánica por los antiguos canarios y que, como ha sucedido en asentamientos de similares características (Artenara, Acusa Seca, El Hornillo, Barranco Hondo,…), su ocupación no se viera interrumpida a causa de la sacudida de todo orden que introdujo la conquista de la Isla.

Ávido del encuentro de reminiscencias de los indígenas canarios en los isleños de los últimos años del XIX, Lajard se entrega con fruición al estudio del lenguaje silbado en las islas de La Gomera y El Hierro y de las alfarerías tradicionales del Archipiélago, que han tenido en La Atalaya de Santa Brígida su centro de producción más insigne. En 1981, poco antes de convertirse en director del Museo Canario, el arqueólogo e historiador grancanario Julio Cuenca Sanabria rescató su testimonio mientras proseguía la investigación acerca de los enclaves loceros de las Islas. Ante la evidencia de la próxima desaparición de Francisco Rodríguez Santana, el último artesano de La Atalaya, Cuenca solicitaba públicamente la creación de un ecomuseo. Panchito murió en 1986. Su bagaje y destreza permanecen vivos en el Centro Locero de La Atalaya.

Texto: Antonio J. Domínguez Medina.

Fotografías: Orlando Torres Sánchez.

Bibliografía

  • LAJARD, Joseph: “Procédés primitifs de fabrication de la poterie aux Canaries”, Bulletin de la Societé d’Antrophologie de Paris, Paris: Societé d’Antrophologie de Paris, 4.º serie, t. II, 1891, pp. 675-683., recogido por CUENCA SANABRIA, Julio: “La Atalaya de Santa Brígida. Primitivo centro locero de Gran Canaria”, Aguayro, Las Palmas de Gran Canaria: Caja Insular de Ahorros de Gran Canaria, núm. 130, 1981, pp. 6-11.

Enlaces de interés